La ictericia neonatal es un problema común en los recién nacidos y puede ser motivo
de preocupación para los padres. En la mayoría de los casos, la ictericia es una
afección benigna y transitoria que se resuelve por sí sola. Sin embargo, es importante
que los padres estén informados y conozcan las medidas de manejo adecuadas. En
este artículo, proporcionaremos una guía para ayudar a los padres a entender y
manejar la ictericia neonatal de manera segura y efectiva.


¿Qué es la ictericia neonatal?


La ictericia neonatal es una condición en la que la piel y las mucosas del bebé se
vuelven amarillas debido a un aumento de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es un
pigmento amarillo producido cuando los glóbulos rojos viejos son descompuestos. En
los recién nacidos, el hígado aún no está completamente desarrollado y puede tener
dificultades para procesar y eliminar la bilirrubina de manera eficiente, lo que lleva a la
acumulación y aparición de ictericia.

Causas de la ictericia neonatal:
Existen varias causas comunes de ictericia neonatal, que incluyen:

  1. Inmadurez del hígado: El hígado del recién nacido todavía está en desarrollo
    y puede tardar algunos días en funcionar eficientemente.
  2. Aumento de la producción de bilirrubina: Algunos factores, como la sangre
    del cordón umbilical degradada o una mayor tasa de destrucción de los
    glóbulos rojos, pueden llevar a un aumento en la producción de bilirrubina.
  3. Dificultades en la eliminación de bilirrubina: En algunos casos, la bilirrubina
    puede tener dificultades para eliminarse del cuerpo del bebé.
    Signos y síntomas:
    La ictericia se caracteriza por un tono amarillo en la piel y los ojos del bebé. Otros
    signos pueden incluir:
    A. Piel amarilla que se extiende hacia el abdomen, brazos y piernas.
    B. El bebé parece cansado o tiene poca energía.
    C. Problemas para alimentarse o falta de apetito.
    D. Orina de color oscuro y heces pálidas.
    Manejo de la ictericia neonatal:
    Es esencial que los padres sigan las recomendaciones del pediatra para el manejo de
    la ictericia neonatal. Aquí hay algunas medidas generales que pueden ayudar:
    Alimentación frecuente: Amamante o dé biberones a su bebé con frecuencia para
    aumentar la eliminación de bilirrubina a través de las heces.

Exposición a la luz solar:

La exposición de la piel del bebé a la luz solar indirecta
puede ayudar a descomponer la bilirrubina. Consulte con el pediatra sobre la duración
y la intensidad adecuadas.


Monitoreo de la ingesta de líquidos:

Asegúrese de que su bebé esté bien hidratado,
ya que la deshidratación puede empeorar la ictericia. Siga las pautas de alimentación y
los horarios recomendados por el médico.
Control médico regular: Realice las visitas de seguimiento programadas con el
pediatra para evaluar la progresión de la ictericia y determinar si se requiere algún
tratamiento adicional.


Cuándo buscar atención médica:


Si nota alguno de los siguientes signos de alarma, es importante que busque atención
médica de inmediato:

  1. Ictericia intensa que se extiende a todo el cuerpo del bebé.
  2. El bebé parece somnoliento, letárgico o inusualmente irritable.
  3. Cambios en los patrones de alimentación, como una disminución marcada del
    apetito.
  4. Orina escasa o ausente.
  5. Fiebre o dificultad respiratoria.
    Conclusión:
    La ictericia neonatal es una afección común en los recién nacidos y, en la mayoría de
    los casos, es una condición benigna y autolimitada. Sin embargo, es fundamental que
    los padres estén informados y sepan cómo manejar adecuadamente la ictericia.
    Siguiendo las recomendaciones de su pediatra y estando atentos a los signos de
    alarma, los padres pueden asegurarse de que su bebé reciba la atención necesaria.
    Recuerde, siempre consulte a un profesional de la salud para obtener orientación
    específica sobre el manejo de la ictericia neonatal.

Referencias bibliográficas:

  1. American Academy of Pediatrics. (2020). Subcommittee on Hyperbilirubinemia.
    Management of hyperbilirubinemia in the newborn infant 35 or more weeks of
    gestation. Pediatrics, 114(1), 297-316.
  2. National Institute for Health and Care Excellence. (2016). Jaundice in newborn babies
    under 28 days. Clinical guideline [CG98]. Recuperado de
    https://www.nice.org.uk/guidance/cg98
  3. Maisels, M. J., Bhutani, V. K., & Bogen, D. (2021). Hyperbilirubinemia in the newborn
    infant ≥35 weeks’ gestation: an update with clarifications. Pediatrics, 138(6),
    e20171647.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *