“El Moisés y el Paso hacia la Independencia del Sueño: Guiando a tu Bebé hacia una
Transición Saludable”
En este libro, encontrarás el papel del Moisés o la cuna como una herramienta invaluable para
el sueño y el desarrollo de tu bebé. Si bien dormir junto a los padres puede brindar comodidad
y felicidad tanto para el bebé como para los padres, es importante tener en cuenta que esta
práctica puede generar agotamiento y dificultar la transición hacia el Moisés o la cuna en
etapas posteriores (va a llorar sin parar por horas). Basado en experiencias personales, te doy
consejos y estrategias para hacer de esta transición una experiencia más suave y exitosa.
“Pero te indico que el mejor momento para iniciar con el sueño en el Moisés o en la cuna es
desde el primer día en casa.”
1: La importancia del sueño supervisado
El sueño supervisado para el bebé, ya sea presencial en la habitación o por medios electrónicos
con una cámara. Va a generar efectos en la formación del bebé y la ruptura de los apegos, con
creencias limitantes tanto en términos de desarrollo como de bienestar emocional. La cuna o
el Moisés son una herramienta valiosa para que el bebé aprenda a dormir de manera
independiente y segura, evitando la dependencia de dormir con los padres.
Sin embargo, aquí puede ir aflorando algunas condiciones propias de los sentimientos de
alguno de los padres, que no necesariamente refleje la seguridad del bebé, sino la propia
condición emocional de alguno de ellos, que debe amablemente, ser analizada por un experto
en psicología, pues va a estar más relacionada con los padres que con su bebé.
2: Preparándose para el cambio
Es importante que los padres estén enterados de esta sugerencia de la experiencia que he
adquirido y es importante tomar en cuenta que el primer día es el crucial para este hábito
saludable emocionalmente.
Existe también algunas estrategias para preparar tanto al bebé como a los padres para esta
transición, en el caso de que ya se encuentren en una relación de apego y codependencia.
Aprovechando rutinas diarias progresivas de sueño diurno en la cuna, y de dejar cerca del o la
bebé una prenda usada durante el día (de la madre), cerca de donde el o la bebé puedan
olerla, sintiendo la sensación de la cercanía y hacerle sentir tranquilidad para dormir.
Despertando únicamente por hambre o por perdida del confort con el pañal, frío o calor. La
habitación debe mantenerse sin iluminación, con un silencio confortable y la vigilancia
apropiada.
3: Afrontando las dificultades
Las posibles dificultades y protestas que el bebé puede manifestar durante la transición van a
plantear el método de cómo lidiar con el llanto y cómo ayudar al bebé a adaptarse a su nueva
rutina de sueño. Pero al estilo de las abuelitas, el dejarlos llorar siendo muy pequeños, no va a
traer mayores incomodidades. Los padres deben mantener la calma y sobrellevar los desafíos
emocionales asociados con esta transición. Lidiando más que todo, con sus propios

sentimientos, pero con la seguridad de que dar independencia emocional y confort durante el
sueño es lo mejor que pueden lograr en los primeros días de vida.
Si él o la bebé presenta un llanto muy agobiante que no mejora aún cargándolo/la, se debe
establecer el estado de higiene, gases intestinales, hambre y confort. Previo a dirigirse a una
sala de emergencias, porque en muy raros casos, puede tratarse de algo distinto y su pediatra
lo evaluará.
4: Estableciendo hábitos saludables a largo plazo
Aquí exploraremos cómo la transición al Moisés y a la cuna puede sentar las bases para
establecer hábitos saludables de sueño a largo plazo. Es una parte importante para el o la bebé
en el desarrollo de habilidades de sueño autónomo, promoviendo su independencia y
bienestar emocional a medida que crece.
5: Crianza consciente y amorosa
Destaco la importancia de una crianza consciente y amorosa durante todo el proceso de
transición y el crecimiento. Observará como el enfoque de “entrenar” al bebé puede realizarse
desde una perspectiva de respeto y apego seguro, brindando el apoyo emocional necesario
para que el bebé se sienta seguro y tranquilo durante este cambio.
Conclusión:
A través de este libro, descubrirás mucho sobre la crianza de tu bebé, pero iniciamos con el
sueño y el uso adecuado del Moisés, el cual puede ser una herramienta valiosa en la transición
hacia un sueño independiente y saludable para tu bebé. Al comprender la importancia del
sueño supervisado, prepararte para los desafíos y establecer hábitos saludables a largo plazo,
estarás allanando el camino hacia una vida de sueño tranquila y armoniosa para toda la
familia. Recuerda que cada bebé es único, y este libro te brindará las herramientas necesarias
para adaptar las estrategias a las necesidades individuales de tu bebé.
¡Prepárate para disfrutar de noches de sueño reparador y días llenos de energía y alegría
junto a tu pequeño tesoro!
Pero si pone en orden las cosas desde el principio, se va a desarrollar una rutina consistente a
la hora de acostarse: Establecer una rutina regular a la hora de acostarse ayuda a indicarle a su
bebé que es hora de relajarse y prepararse para dormir. La consistencia es clave. Incluya
actividades como un baño caliente, masajes suaves, música suave o leer un cuento antes de
dormir (sin importar la edad del o la bebé). Mantenga la rutina tranquila y relajante para
promover la relajación. El aroma de la habitación, también es importante, así como la
temperatura de la habitación.
Cree un ambiente amigable para dormir: Asegúrese de que el entorno para dormir de su bebé
sea seguro, cómodo y propicio para dormir. Mantenga la habitación con poca luz, use ruido
blanco o una canción de cuna suave para ahogar el ruido de fondo y mantenga una
temperatura moderada. Considere usar un pañal o saco de dormir para proporcionar una
sensación de seguridad.

Diferencie el día y la noche: Ayude a su bebé a entender la diferencia entre el día y la noche.
Durante el día, exponga a su bebé a la luz natural, participe en actividades estimulantes y

mantenga el ambiente brillante y activo. Por la noche, atenúe las luces, hable en voz baja y
minimice las interacciones para promover un ambiente tranquilo.
Fomente la vigilia diurna: Involucre a su bebé en actividades y juegos durante el día para
ayudar a establecer un patrón de vigilia. Exponerlos a la luz natural, salir a caminar al aire libre
e interactuar con ellos a través del juego suave, hablar y cantar. Esto ayuda a regular su ritmo
circadiano y fomenta períodos más largos de sueño por la noche.
Practique hábitos de sueño seguro: Siga las pautas para un sueño seguro para reducir el riesgo
de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Siempre coloque a su bebé boca arriba para
dormir, use un colchón firme con una sábana ajustada y mantenga las almohadas, mantas y
animales de peluche fuera de la cuna. Comparta su habitación con su bebé durante los
primeros seis meses para facilitar la alimentación nocturna y el monitoreo. Posteriormente,
puede seguir un monitoreo por cámaras a distancia en la habitación propia del o la bebé.
Responda al despertar nocturno: Cuando su bebé se despierte por la noche, responda con
prontitud y brinde consuelo. Mantenga las interacciones tranquilas y mínimas para evitar
estimularlas por completo. Use iluminación tenue, evite el contacto visual y hable en voz baja
mientras atiende sus necesidades, como la alimentación, los cambios de pañales o calmar
suavemente. Trate de devolverlos a su cuna mientras están somnolientos, pero aún despiertos
para alentarlos a calmarse. Piense en que mientras más descanse usted, mejor atendido va a
estar su bebé.
Establezca rutinas de siesta: Al inicio, no habrá problema, pues su bebé, prácticamente
despertará únicamente para amamantarse y luego volverá a dormir. Dormirá la mayor parte
del tiempo. Por eso es importante, colocarlos de una vez en su Moisés o en su cuna. Con forme
van creciendo, su período de vigilia va a ser más largo, pero finalmente se rendirá al sueño
(siempre y cuando usted no lo estimule demasiado, y no caiga en ansiedad, pues luchar contra
el sueño es una tarea muy dura e incómoda para su bebé. Ya acercándose al tercer mes,
ayude a su bebé a desarrollar patrones regulares de siesta al proporcionar un ambiente de
sueño constante para las siestas diurnas. Cree una versión más corta de la rutina a la hora de
acostarse antes de cada siesta para indicar que es hora de dormir. Mantenga la habitación
oscura y silenciosa, use el mínimo de ruido y aleje el televisor y pantallas en la cercanía de él o
ella. Mantenga su teléfono o Móvil en su estudio o apagado si es necesario, no encienda un
televisor en el cuarto del o la bebé, coloque crema u aplique su masaje con las manos tibias,
para posteriormente envolverlo en su saco o ropa de dormir para promover la relajación. Los
olores como la Lavanda y la Menta son muy recomendables.
Controle las señales de sueño: aprenda a reconocer las señales de sueño de su bebé, como
frotarse los ojos, bostezar o volverse quisquilloso. Al responder a estas señales y poner a su
bebé a dormir a los primeros signos de cansancio, puede prevenir el cansancio excesivo y
facilitar las transiciones de sueño. Un bebé cansado, se torna irritable y ya no concilia
fácilmente el sueño.
Evite la sobreestimulación antes de acostarse: Minimice las actividades estimulantes, los
ruidos fuertes y las luces brillantes en la hora previa a la hora de acostarse. Participe en
actividades tranquilas y silenciosas, como mecerse suavemente, cantar canciones de cuna o
hablar suavemente con su bebé, para crear una atmósfera relajante que promueva la
relajación. Le recuerdo no tener pantallas en la habitación del o la bebé. Ni despertador digital
de luz.

Busque apoyo: Recuerde que cada bebé es diferente y es normal experimentar problemas
para dormir. Busque orientación y apoyo de profesionales de la salud, pediatras o consultores
del sueño si enfrenta dificultades persistentes para dormir o preocupaciones sobre los
patrones de sueño de su bebé. En un artículo leí sobre las necesidades de sueño de Cristiano
Ronaldo, y de la preocupación de Sir Alex Ferguson en Inglaterra por el bienestar humano de
sus jugadores, nombrándole un coach (entrenador) de sueño, quien descubrió que el famoso
astro necesitaba un patrón distinto de sueño que el ritmo industrial o laboral de sueño,
cambiar eso mejoró considerablemente su felicidad y el rendimiento al punto que todos
debemos conocer. Pronto hablaremos de Messi en problemas del crecimiento, para no
generar pasiones.
La implementación de estas técnicas puede ayudar a establecer rutinas de sueño saludables y
abordar los desafíos comunes del sueño para los bebés de 0 a 3 meses. Recuerde que existen
diferencias individuales, y es esencial adaptar estas técnicas a las necesidades y preferencias
específicas de su bebé, sin rendirse a convertirlo en el o la tercera en su cama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *